Uno de los alimentos más nutritivos son las llamadas hierbas y especias cotidianas. Modestos ingredientes utilizados en las recetas para añadir sabor, pero que ofrecen mucho más. Hierbas y especias, frescas y secas, ofrecen una gran cantidad de compuestos saludables llamados fitonutrientes, que van mucho más allá de mejorar el sabor de la comida.

Total Shares 0

Hierbas y especias, frescas y secas, ofrecen una gran cantidad de compuestos saludables llamados fitonutrientes, que van mucho más allá de mejorar el sabor de la comida.

El Romero y su Rica Historia


Es una de las plantas más versátiles, desde la aromaterapia, a la cocina, a la medicina. El romero, o Rosmarinus officinalis, ha sido venerado por varias culturas, desde los antiguos egipcios y griegos, hasta los romanos, en la España medieval, la era del Renacimiento, Hungría e Inglaterra. Originario de la zona del Mediterráneo y Asia, la planta se ha extendido por toda Europa, América del Norte y México.

Cocinando con Romero


El uso más tradicional del romero es con cordero y verduras, especialmente las raíces asadas, las calabazas de verano y tomates. Una combinación para sazonar, particularmente robusta y versátil, es de romero y ajo, con o sin aceite de oliva, ralladura o jugo de limón.
Tira una ramita, o dos, dentro de una botella de aceite de oliva para obtener una maravillosa infusión de aceite y romero, que se puede utilizar en casi cualquier receta donde se utilizaría normalmente el aceite de oliva regular.

El romero es un buen complemento para muchas otras hierbas, incluyendo al laurel, cebollino, menta, orégano, perejil, salvia y tomillo.

Sanando con romero


Al igual que todas las hierbas y especias, el romero es rico en innumerables compuestos, colectivamente llamados “fitonutrientes”. Se ha indicado que contiene propiedades promotoras de la salud, principalmente antioxidantes. Estos incluyen aceites volátiles y fitonutrientes secundarios, tales como el ácido rosmarínico, cineol, canfeno, borneol, carnosol y ácido carnósico, entre otros que la ciencia nutricional aún está estudiando.

Históricamente, el romero se ha utilizado para mejorar la memoria, aliviar el dolor muscular y estimular el sistema nervioso. Actualmente se considera un analgésico, antiséptico, antidepresivo, antiinflamatorio, expectorante, antiviral y desinfectante natural.
Sus propiedades estimulantes, antisépticas y diuréticas lo convierten en un tónico popular. Se ha sugerido que ayuda a la estimulación de secreción de bilis, que al estar ligado a la fibra dietética, ayuda a eliminar las toxinas del cuerpo.

En la medicina herbal, esta planta aromática se utiliza para tratar una variedad de dolencias, incluyendo indigestión, enfermedad hepática, gastritis, colesterol alto, bronquitis, asma, edema, estreñimiento, resfriados, tos, sinusitis y más.

Propiedades nutricionales del romero


Además de los fitonutrientes, el romero tiene una cantidad impresionante de hierro y betacaroteno, también conocido como Provitamina A: cada gramo de romero fresco (poco más de una cucharadita) contiene casi el porcentaje total de la cantidad diaria recomendada, sorprendentemente alta para ser ‘sólo’ un condimento.

Almacenamiento del romero


Se considera que el romero fresco es más deseable que seco, ya que su sabor es más sutil. Se debe almacenar en el refrigerador dentro de una bolsa de plástico.

El romero seco también funciona bien, pero debido a que se ha eliminado el agua, los sabores son más concentrados, más fuertes y más picantes, con un poquito da para mucho. La ventaja, sin embargo, es que puede mantenerse utilizable durante un período de tiempo más largo que la planta fresca. El romero seco debe mantenerse en un lugar fresco, oscuro y seco, dentro de un recipiente hermético para protegerlo de la oxidación. En estas condiciones, se mantendrá durante varios meses.

Para obtener más información sobre el plan de alimentación saludable del Club Adelgaza Bien, haz clic aquí.

Total Shares 0

*Fuente: USDA National Nutrient Database

Comentarios 6

Deja un comentario