Escuchamos con frecuencia que es necesario comer, beber agua y practicar ejercicio. Pero existe tanta desinformación sobre cada uno de estos aspectos; concretamente, la práctica de ejercicio nos genera confusión porque no entendemos cuál es la diferencia entre actividad física y deporte.

Total Shares 0

Debido a que se han distorsionado tanto los modelos de belleza, consideramos que nuestro cuerpo debe lucir o demasiado delgado o con un desarrollo muscular exagerado.

La actividad física, no es más que movernos, es decir, subir escaleras, no emplear tanto el auto, ni permanecer sentados por largos periodos. Pero el deporte, es una práctica regular con un tiempo específico de cualquier ejercicio que ponga a nuestro cuerpo a quemar energía, y que junto con una alimentación balanceada provoque reducción de peso y/o nos permita mantenernos sanos.

Sin embargo, debido a que se han distorsionado tanto los modelos de belleza, consideramos que nuestro cuerpo debe lucir o demasiado delgado o con un desarrollo muscular exagerado.

La Vigorexia es un trastorno de alimentación que se presenta principalmente en hombres y a muy temprana edad, en la cual, comienzan a asistir a gimnasios donde esperan poder desarrollar una masa muscular que aún no ha terminado de formarse. Estas personas buscan, sólo con unas horas de ejercicio y unos días a la semana un aumento de masa muscular importante, sin comprender que los fisicoculturistas son personas que se dedican 8 horas diarias a practicar este ejercicio, consumen productos que les ayudan a desarrollar ese volumen y llevan una dieta enfocada en proteínas, lo que a la larga puede ocasionar daño renal y hepático, pero esa es otra historia.

Al no lograr esa imagen preconcebida, se desarrolla frustración y la respuesta es comenzar el uso de productos artificiales para lograr lo imposible, lo que genera más frustración y obsesión.

Por otro lado, tenemos a las personas que ya terminaron su desarrollo corporal y que su cuerpo no tiene una masa muscular que pueda trabajar, esto provoca también, frustración y obsesión, lo que compensan consumiendo productos artificiales, o dejan de comer. Por eso la Vigorexia también recibe el nombre de Anorexia Inversa.

Por lo tanto, si deseamos practicar ejercicio, lo primero que debemos tener en cuenta es que lo hacemos por salud, para mover nuestro cuerpo y así prevenir enfermedades.
Debemos aceptarnos como somos, reconocer cuál es el ejercicio que más nos conviene, e ir aumentando su intensidad poco a poco, combinándolo, disfrutándolo y sudándolo, pero sobre todo, con cuidado en no obsesionarse.

Haz clic aquí para aprender a comer maravillosos alimentos sin sentirte restringido

Total Shares 0

Referencias

R. Muñoz y A. Martínez. Trastornos de la Conducta Alimentaria 5 (2007) 457-482
http://www.ub.edu.ar/investigaciones/tesinas/358_Compte.pdf

Comentarios 4

Deja un comentario