“¿Vivir sanamente es solo para gente adinerada?”
Cuando se toca el tema de un estilo de vida saludable con bastante frecuencia surge el aspecto económico. Mucha gente cree que no es posible llevar un estilo de vida saludable con bajos ingresos, afirmando que comer sanamente y vivir en plena consciencia son privilegios que solo aquellos pertenecientes a clases socioeconómicas más altas pueden disfrutar.

Total Shares 0

Mucha gente cree que no es posible llevar un estilo de vida saludable con bajos ingresos, afirmando que comer sanamente y vivir en plena consciencia son privilegios que solo aquellos pertenecientes a clases socioeconómicas más altas pueden disfrutar

Solo tienes que hacer una búsqueda rápida en el internet para descubrir que tan lejos de la verdad está dicha suposición (1). Existe una innumerable cantidad de artículos y blogs escritos por personas de todos los estratos sociales detallando cómo llevan un estilo de vida frugal y saludable.

¿Por dónde empezar?

Puede ser abrumador al hacer los primeros cambios en la forma de comprar, cocinar, comer, y relacionarse con la comida, por lo que sugeriremos algunos excelentes puntos para empezar. Echa un vistazo, escoge aquellos que te hacen más ruido y empieza hoy a hacer cambios reales.

Compra en Temporada y Localmente

Además del hecho de que comprar productos de temporada es astuto desde el punto de vista financiero, encontrarás que los productos son más frescos y tienen mayor valor nutricional. Estas comprando frutas y verduras que son recolectadas en el pico de su temporada y no han perdido su sabor o sus beneficios al ser transportados a través del mundo antes de llegar a las tiendas.

Sin embargo, ten en cuenta que hacer compras de temporada a una gran empresa no necesariamente significa que no cosecharon el producto anticipadamente y es almacenado. Por esta razón, es recomendable intentar comprar localmente los productos de temporada, además de la ventaja de ser productos verdaderamente frescos, tienes la ventaja añadida de apoyar a las empresas locales. Comer lo que está de temporada también significa obtener saludables ventajas para tu cuerpo.

Una última advertencia: “local”, incluso si compras en el mercado de agricultores o cooperativa, no se traduce automáticamente en “orgánico”, así que asegúrate de preguntar sobre el uso de pesticidas, herbicidas, y los OGM (Lee más Cuándo Optar por lo Orgánico).

Ir de Compras con el Estómago Lleno

Aunque suene gracioso, siempre asegúrate de ir al supermercado con el estómago lleno, no hay error más grande que hacer las compras hambriento, ya que a pesar de las buenas intenciones, y resoluciones, estas saldrán volando por la ventana, y cuando llegues a casa y descubras que de alguna forma la mitad del pasillo de comida chatarra ha terminado en tus bolsas de compra, te preguntarás que estabas pensando exactamente (2).

No todas las Frutas y Verduras son Iguales

No todas las frutas y verduras son iguales, procura comprar productos frescos y congelados, y seleccionar cuidadosamente los enlatados y deshidratados. Los productos frescos son excelentes, y los congelados son también una buena opción debido a que la cosecha es con frecuencia recolectada en su apogeo y se mantiene fresca durante mucho tiempo. Los productos enlatados con frecuencia tienen, demasiada sal y azúcar agregada como para hacerlos una opción saludable; sin mencionar que la lata por si misma puede suponer un problema (3)— pero existen enlatados “sin sal agregada”, “bajos en sodio” y “enlatados en sus jugos naturales”, así como “latas de bajo riesgo”. Nuevamente, leer las etiquetas puede salvar el día.

Los Alimentos Procesados no Crecen en los Árboles

Una buena regla a la hora de comprar alimentos es que si tú puedes cultivarlos, no los compres. Aquí está el secreto: El Glutamato monosódico y análogos no están incluidos en ninguna categoría de “cultivados”. Cuanto más cerca compres tus alimentos de la fuente de producción mejor, y evita aquellos excesivamente procesados tanto como sea posible.

Enfócate con una Lista de Compras

Otra forma en la que vale la pena prepararse mentalmente es haciendo una lista antes de salir de casa. La lista deberá estar basada en lo que hace falta en tu armario o despensa, y en lo que planeas hacer durante la semana o en un futuro próximo (más adelante hablaremos sobre esto). Querrás hacer tus compras lo más enfocado posible, y hacer una lista es un excelente forma de hacerlo.

Mantente en los pasillos externos de la tienda

Existe una teoría que dice que el viaje más saludable a hacer las compras es aquel basado en los pasillos externos de la tienda, mientras más nos aventuremos en los pasillos internos en el supermercado es más probable que alcancemos los alimentos más procesados y menos saludables. Esto no quiere decir que tampoco haya promociones poco saludables en los bordes de la tienda, pero en general los productos frescos, comprados con más frecuencia, se encuentran en los pasillos externos de la tienda.

Comprar Productos Básicos a Granel

Si empiezas a notar que hay ciertos productos básicos que consumes mucho en esta nueva y más saludable forma de comer y cocinar, quizás valga la pena abastecerse de estos artículos cuando los veas en oferta. Artículos como nueces, semillas, granos, legumbres, y sus derivados (como la harina), productos enlatados y mariscos, por ejemplo, tal vez se terminan rápido durante la semana, y valdría la pena estar al pendiente de los contenedores a granel y ofertas en tu tienda local. Probablemente valga la pena visitar las tiendas de mayoreo para ese tipo de artículos, pero nuevamente, asegúrate de visitar estas tiendas con una idea clara de lo que quieres y necesitas.

Comida Casera

No hay nada más satisfactorio que sentarse a la mesa y comer una rica comida casera sabiendo exactamente lo que hay en ella, y cuándo podrás disfrutar de los alimentos que has preparado. En el mundo acelerado de hoy en día, las opciones listas para consumo se han convertido en una muleta para muchos de nosotros, y deberían evitarse. Hay demasiados ingredientes ocultos al acecho en la mayoría de las comidas ya preparadas (para microondas) como para hacer de la mayoría una opción saludable. En cualquier caso, preparar semanalmente alimentos en casa puede ser una experiencia muy divertida, además de ser una excelente manera de exponer a nuestros seres queridos a hábitos saludables (y desde temprano para los niños).

Planeando un Menú

Una forma astuta de observar y estar al pendiente de lo que comemos es planeando nuestras comidas con anticipación (4). Planear las comidas de la próxima semana puede ayudarnos a evitar comer insensatamente cuándo nos sintamos hambrientos y no tengamos los ingredientes necesarios en casa. También encontrarás que las compras semanales, o mensuales, son mucho más fáciles de hacer con una lista establecida a partir de lo que quieres cocinar en un futuro próximo.

Preparación de Alimentos

Muchos de nosotros llevamos un estilo de vida ajetreado, lo cual hace más difícil dedicar cada día una gran cantidad de tiempo a la preparación de alimentos. Una solución viable sería reservar un día a la semana, o mes (dependiendo de la comida), dedicado a lavar y preparar para que todo esté listo para comerse en cualquier momento. Pelar, cortar, y refrigerar o congelar vegetales cada semana significa tener fácil acceso a rápidos y sanos aperitivos e ingredientes para cocinar. Dale un vistazo a estos excelentes consejos para cocinar desde tu congelador.

Organiza tu Refrigerador y Despensa

Realizas tus compras sensatamente cada semana, pero cuando llegas a casa no te molestas en guardar ordenadamente las compras, y como resultado terminas con un refrigerador, y alacena, llenos de sorpresas. Meses después encuentras productos que habías olvidado que tenías, y cuando quieres preparar cierta comida te frustras por no poder encontrar el ingrediente que sabes que acabas de comprar. Si te suena familiar, entonces es tiempo de poner orden en tu refrigerador y despensa. Haz que sea fácil, para ti y tu familia, encontrar los alimentos que necesites cuando los necesites. Ponle punto final a la comida que luce como experimento científico, y llena tu refrigerador de alimentos frescos, sanos, y tentadores, listos para disfrutarse.

“Sobras” No es una Palabra Sucia

Quizás a veces te encuentres con una nueva receta, te emociones, la haces por completo, y terminas comiéndola durante toda la semana o hasta que tu familia se pone en huelga. Este no tiene que ser el caso. Primero que nada, cocina inteligentemente de acuerdo a tus necesidades como individuo, pareja, familia, etc. Si decides seguir el camino de preparar con anterioridad una gran cantidad de cierto alimento, simplemente necesitarás ponerte las pilas con las sobras. La reutilización y almacenamiento son la clave. Mientras logras agarrarle el truco al maravilloso mundo de la reutilización de las sobras, obtén inspiración en aquellos en línea que puedan ayudarte en tu misión de desperdiciar menos.

Un Comienzo Inteligente

El tema de las compras inteligentes y los hábitos sanos en el hogar es amplio, y aquí te hemos proporcionado algunos consejos para ayudarte a empezar. No dudes en hacer tu propia exploración, dentro y fuera de internet, para encontrar las maneras de hacer factible el llevar una alimentación y vida saludable.

5 alimentos que impiden que logres tus objetivos de perder peso

Total Shares 0

Referencias

  • 1. Goetz G. Healthy Foods Are Not Expensive, Government Study Finds. Food Safety News. Publicado el 17 de Mayo, 2012. Consultado el 26 de Octubre, 2015.
  • 2. Tal A, Wansink B. Fattening Fasting: Hungry Grocery Shoppers Buy More Calories, Not More Food. JAMA Intern Med. 2013;173(12):1146-1148.
  • 3. Carwile J, et al. Canned Soup Consumption and Urinary Bisphenol A: A Randomized Crossover Trial. J Am Med Assoc. 2011;306(20):2218-2220.
  • 4. Mayo Clinic. Menu planning: Eat healthier and spend less. Healthy Lifestyle—Nutrition and healthy eating—In-depth. Publicado el 25 de de Septiembre, 2014. Consultado el 6 de Octubre, 2015.
  • Deja un comentario